Claro mensaje chino a Europa

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someoneCompártelo
Madrid. Ha pasado algo más de un mes desde que Li Keqiang realizase su primera gira internacional como primer ministro de China con un claro y firme mensaje a Europa: más cooperación, menos proteccionismo. Lo que hace un mes se consideró por parte de algunas cancillerías y medios informativos occidentales como un mero desahogo a un enfado por la postura especialmente adversa de los poderosos “eurócratas” de Bruselas, pero dirigida al consumo interno chino, para hacerle ver la firmeza de los nuevos órganos de poder surgidos tras el XVIII Congreso del PCCh, se ha confirmado transcurrido dicho tiempo no como una declaración de intenciones sino que corresponde a una realidad firme. El gobierno chino ha confirmado su firme oposición al plan dela Unión Europea (UE) de emprender una investigación comercial contra los equipos de telecomunicaciones móviles chinos y establecer impuestos lesivos para los paneles solares de la nación asiática.
Claro mensaje chino a Europa
En el caso de los equipos de telecomunicaciones, la Comisión Europea (CE) propuso la investigación como iniciativa propia, una extraña acción de la institución ejecutiva de la UE, mientras que los impuestos pendientes para los paneles solares también fueron promovidos por la comisión con sede en Bruselas pese a la oposición de la mayoría de los Estados miembros del bloque. El tema merece la mayor preocupación por parte de China ya que están en juego miles de millones de dólares de sus exportaciones y miles depuestos de trabajo. Pero lo más preocupante para Pekín es el aumento del proteccionismo dela UEy el enfoque mucho más agresivo adoptado por Bruselas.En el caso de los equipos de telecomunicaciones,la CE propuso la investigación como iniciativa propia, una extraña acción de la institución ejecutiva dela UE, mientras que los impuestos pendientes para los paneles solares también fueron promovidos por la comisión con sede en Bruselas pese a la oposición de la mayoría de los Estados miembros del bloque. Una vez más, como ha podido comprobar duramente España en el arduo tema de la construcción naval, la prepotencia de los comisarios europeos, los “eurócratas” de Bruselas, cual es el caso del español Joaquín Almunia, atacan directamente los intereses de las naciones comunitarias para ponerlos al servicio de esos extraños intereses del reducido grupo de dirigentes y funcionarios que ignorando consideraciones de todo tipo sólo atienden a sus motivaciones personales.

Dichos altos funcionarios y dirigentes parecen una especie que se perpetúa a sí misma, no habiendo en absoluto sido elegidos democráticamente, y representándose exclusivamente a sí mismos, constituyéndose en un grupo de poder que impone sus decisiones a los gobiernos nacionales democráticamente elegidos. Guiada por fuerzas proteccionistas, esa nueva casta de Bruselas pone en riesgo una guerra comercial como represalia contra Pekín, que parece ser que bajo ningún concepto se quedará de brazos cruzados, como hemos podido conocer de fuentes solventes chinas. Aunque en esta primera decena de julio no parece observarse en la prensa reacciones ante el considerable enfado y malestar chino, lo cierto es que cualquier enfrentamiento entre China y la Unión Europea será oneroso para ambos, y los perjudicados no serán ese secta dominante en Bruselas, sino los Estados y los pueblos de la UE y de China, que  concede suma importancia a sus relaciones con Europa, lo cual quedó demostrado con el hecho de que dos países de ese continente, Suiza -aunque no es miembro de la UE- y Alemania, se incluyeran en la primera gira internacional de Li anteriormente comentada.

Dada la escala del comercio bilateral, cualquier confrontación entre China y la UE costará caro a ambas partes y es realmente indeseable, según informan fuentes chinas autorizadas, que reiteran que el comercio ha sido el principal pilar de las relaciones China-UE. Mantener la estabilidad de los vínculos comerciales entre esas dos grandes economías complementarias está acorde con los intereses de ambas partes, demandando la solución apropiada de las disputas comerciales a través del diálogo y la consulta, en lugar de la implantación de medidas coercitivas impuestas por esa casta bruselense, en muchas ocasiones contra la opinión representativa de los Estados miembros. China está firmemente decidida en su oposición al proteccionismo impuesto por los “eurócratas”, confrontación que sólo ocasionará problemas para ambas partes.
By Ángel Maestro es periodista, politólogo y analista internacional.

Angel Maestro

Periodista, politólogo y analista internacional.

También te podría gustar...

3 de Respuestas

  1. 13 Enero, 2014

    […] su informe titulado “Una mirada a 2060: Una visión global del crecimiento a largo plazo”, la OCDE concluye que la economía mundial crecerá a un ritmo del 3 por ciento durante los próximos 50 […]

  2. 27 Enero, 2014

    […] acuerdo nuclear alcanzado en Ginebra en noviembre pasado, vital para el posterior acuerdo con la UE y EEUU, que contribuye a aliviar parte de las sanciones económicas que pesan sobre la República […]

  3. 18 Marzo, 2014

    […] los europeos tiene el gas como fuente, un tercio de este gas es ruso y un 15 por ciento de todo el gas europeo llega a través del gasoducto que atraviesa […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si continuas navegando en esta web aceptas su uso. Más información

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si continuas navegando en esta web aceptas su uso.

Cerrar