Cien mil inscritos en una web de infidelidades tras despenalizar Corea del Sur el adulterio

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someoneCompártelo

Madrid. Ashley Madison,  es una web que invita a sus usuarios a ser infieles, ha conseguido que se registren más de cien mil personas en dos semanas, tras un largo litigio en los tribunales, ya que las autoridades coreanas decidieron cerrar el portal aludiendo a una antigua ley anti-adulterio existente en el país.

Los dueños del portal demandaron al país por restringirles el derecho a operar y consiguieron echar abajo la ley anti-adulterio… Y comenzaron a llegar masivamente las inscripciones, tantas que la empresa calcula que Corea del Sur se convierta en cinco años en uno de sus tres mercados principales, solo detrás de Estados Unidos y Canadá. En tan sólo quince días, y con el aluvión de clientes, se han generado  400.000 dólares de beneficio.

La web  tiene mucho éxito en todo el mundo (opera en 46 países y tiene más de 36 millones de usuarios). En Corea del Sur, según los ejecutivos de la compañía, gran parte de los usuarios están entre mujeres de menos de 45 años, aunque reconocen que los hombres siempre han tenido aventuras, y lo tienen más fácil, en parte por la independencia económica.

Ashley Madison está llevando a cabo en Corea del Sur una agresiva campaña de publicidad para dar a conocer su producto, lo que ha supuesto un gran escándalo en el país.

En Corea del Sur, a diferencia de otros países de su entorno, las mujeres se casan más tarde, en parte por educación y en parte porque trabaja un altísimo número de ellas, hasta situarlas algunas décimas por encima de los hombres. Está creciendo además el número de divorcios, casi en línea con los países occidentales.

Chocan estas cifras en el país coreano, tan distintas de los lugares de su entorno, como India o China, donde prevalecen los matrimonios concertados y en los que hay auténticas dificultades para que una pareja se case por amor o contravenga los deseos de su familia. En China, en los últimos años, se han suavizado las exigencias, aunque el 70 por ciento de los jóvenes reconoce haber conseguido su pareja por recomendación del entorno familiar, y más del 80 por ciento ha requerido el beneplácito de sus padres para casarse.

Más difícil lo tienen en India, donde han surgido los Comandos del Amor, para facilitar las relaciones entre parejas.  Más de 40.000 parejas han podido huir de sus familias gracias a la ayuda de los Love Commands, una organización con miles de voluntarios que quiere que el amor no exista solo en las películas de Bollywood.

Los Love Commands cumplen cinco años. Desde que se crearon, en 2010, de la mano de profesionales del Derecho y activistas de derechos humanos, han crecido como la espuma. Cuentan con miles de voluntarios y tienen más de 200 refugios repartidos por todo el país. Se recibe un promedio de 300 llamadas todos los días en sus líneas abiertas 24-horas.

Según el Fondo de Población de las Naciones Unidas, una quinta parte de los 5.000 crímenes de honor que se producen anualmente en el mundo tiene lugar en India y el 95 por ciento de los matrimonios que se suceden en este país son concertados, sin importar la voluntad de los futuros esposos. Rebelarse contra los deseos y directrices de sus familias puede suponerles no sólo ser apartados e ignorados, sino incluso la muerte.

En India, la mayoría de los matrimonios son arreglados por los padres y los potenciales esposos son elegidos en son examinados en base a su casta, religión, o situación económica. Sanjoy Sachev, el presidente de los Love Commands, asegura que tendrán que pasar varias generaciones para que cambie la mentalidad, a pesar de que reconoce que Internet está siendo de gran ayuda y puede acelerar el cambio

Es hora ya de que el amor salga de las pantallas de Bollywood, donde se ruedan grandes historias de enamorados, y se instale en la calle, entre la gente de a pie. Donde debe estar.

María Ángeles Santos, periodista

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *