China es ya un socio preferente en la comunidad internacional

Ciudad Prohibida . Fuente Wikipedia
Ciudad Prohibida . Fuente Wikipedia

Madrid. China se está convirtiendo cada vez más en un socio preferente en todos los campos políticos, económicos, estratégicos y geopolíticos de un mundo global en el que EEUU sigue dejando espacio al “gigante asiático” en su lucha por la hegemonía mundial, que pese a su “guerra comercial” con los estadounidenses, aún sin concluir, Pekín ya es “imprescindible” en las relaciones económicas por su auge y expansión global.

El superávit de China con EEUU creció un 11 por ciento en junio a pesar de los aranceles y de la “guerra comercial” que no termina de cerrarse pese a los últimos avances entre los dos países, la multinacional Huawei acaba de abrir en Madrid su tienda más grande del mundo, en la que los clientes podrán descubrir las últimas novedades más avanzadas del smarthome, además de las aplicaciones de Huawei APP Services y Pekín sigue comprando materias primas a cambio de productos manufacturados.

La segunda economía mundial ha ido sumando elementos vitales que la catapulta a la construcción de infraestructuras, la tecnología de vanguardia, o las inversiones que cobran cada vez más fuerza en una coyuntura global caracterizada por el continuo progreso de China, cuya influencia en Asia es ya determinante como lo está siendo también en África y en América Latina, una región en la que los créditos concedidos por los bancos chinos han superado en volumen a los que otorgan el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo.

China ya ha puesto en marcha su conocida política industrial “Made in China 2025”, que la puede convertir en dueña de la tecnología mundial en las próximas décadas, un plan que puede tener sus recelos cuando todavía hay demasiadas implicaciones sociales y políticas, pero que el “gigante asiático” ya presume de su supremacía en Inteligencia Artificial (IA), en la que las compañías chinas han avanzado mucho en esta área de la tecnología del reconocimiento facial y, de momento, todo parece indicar que el país presenta un futuro muy sólido en la IA.

China busca acercarse a Europa con el objetivo de aproximarse al viejo continente para impulsar la conexión entre Asia y Europa, tras la reunión celebrada en Luxemburgo del Banco Asiático de Inversión e Infraestructuras (BAII).

Todo ello en medio de las tensas relaciones entre China y Estados Unidos, que además de defender un proteccionismo anti-global pone en peligro todo el mecanismo del multilateralismo como se ha visto recientemente en la cumbre japonesa de Osaka, que puso a prueba los desajustes sobre la unidad de los países del G20 en un mundo globalizado.

No obstante, las nuevas barreras introducidas por ambos países en sus relaciones comerciales mermaron las exportaciones chinas hacia EEUU, que bajaron a 34.911 millones de euros, es decir, un 7,8 por ciento menos que un año antes y un 4,2 por ciento más que en mayo, pero aun así, el comercio internacional de China avanzó un 3,9 por ciento interanual en el total del primer semestre de 2019, lo que supone una ralentización de 4 puntos porcentuales respecto al mismo período del año anterior.

Huawei tiene previsto, pese al veto que ha sufrido la compañía en los últimos meses por Estados Unidos, aumentar sus ingresos en el primer semestre del año, según datos financieros de la propia multinacional china.

Lo que está claro que  guste o no, China se hace cada vez más “imprescindible” y hoy día es un  competidor importante en el mercado mundial pese a su actual “guerra comercial” y estratégica con EEUU que prácticamente ha hecho mella a todos en este mundo global.

China sigue su estrategia de no ceder en su lucha por liderar el mundo y más cuando Donald Trump se ha enfrentado al mundo global con una defensa del proteccionismo perjudicando a las relaciones internacionales y dejando al “gigante asiático” cada vez más espacio en los cinco continentes con un protagonismo que ya es imparable.

La bipolaridad entre chinos y estadounidenses está creciendo para imponer cada uno su propia hegemonía planetaria, la cual también tendrá sus propios condicionantes, dado que Xi Jinping gobernará hasta 2023 y Donald Trump tendrá que salir reelegido presidente de EEUU en los comicios de 2020, pero en ambas circunstancias habrá que ver si la globalización y el multilateralismo no se ven “dañados” por las nuevas orientaciones políticas y económicas de las dos primeras potencias del mundo.

Pese a que la economía china ha tenido su tasa más baja en casi tres décadas al ubicarse en el  primer semestre de 2019 en el 6,3 por ciento, en términos reales, la riqueza total de China en el primer semestre se situó en 5,83 billones de euros, una cifra que va, según datos oficiales, en los objetivos establecidos por Pekín para el presente año.

En definitiva, en medio de su “guerra comercial” con EEUU, China ha superado las expectativas de 2018, pero sigue teniendo dos importantes problemas pendientes como el medio ambiente y el social.

Santiago Castillo

Santiago Castillo

Periodista, escritor, director de AsiaNortheast.com y experto en la zona

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si continuas navegando en esta web aceptas su uso. Más información

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si continuas navegando en esta web aceptas su uso.

Cerrar