La ASEAN reclama distensión a China en el mar Meridional y a Corea del Norte el cese de misiles

Madrid. La Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN, por sus siglas en inglés) pidió rebajar la tensión y respetar la legalidad internacional a sus vecinos del norte, en relación a las pruebas balísticas norcoreanas y las disputas marítimas en el mar de China Meridional, en una cumbre multilateral celebrada recientemente en Manila (Filipinas).

La diplomacia de Birmania (Myanmar), Brunei, Camboya, Filipinas, Indonesia, Laos, Malasia, Singapur, Tailandia y Vietnam -los diez países miembros- apelaron a la moderación y el entendimiento en el este del continente, en favor de la cooperación económica y la integración comercial del bloque con las grandes economías de Asia, como China, Japón o India, asumiendo la responsabilidad de Pekín como vertebrador de estabilidad en la zona.

La guerra mediática entre Corea del Norte y Estados Unidos, que atraviesa el Pacífico sin más provocación que la retórica, ha puesto en alerta a la ASEAN, que exigió la desnuclearización y el acatamiento de las sanciones internacionales al representante de la delegación norcoreana en Manila, Ri Yong-ho.

‘’Estos acontecimientos amenazan seriamente la paz, la seguridad y la estabilidad en la región y en el mundo. En este sentido, instamos firmemente a Corea del Norte a cumplir plenamente las obligaciones que le incumben en virtud de todas las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU’’, señaló la ASEAN en un comunicado conjunto.

Con la autorización de China, la ONU ha fallado este año en tres ocasiones contra Pyongyang, sancionando con ‘’prohibición de viajes’’ a dirigentes norcoreanos y ‘’congelación de activos’’ en el extranjero a entidades del país, limitando a su vez el comercio de las exportaciones de minerales y alimentos.

El presidente chino, Xi Jinping, reclamó ’’moderación’’ a su homólogo estadounidense, Donald Trump, en una reciente conversación telefónica para abordar la crisis de la península coreana, informó la agencia Xinhua.

Los intereses territoriales y marítimos contrapuestos destacaron en la agenda de discusión. China, Taiwán y Vietnam demandan la soberanía completa del archipiélago Spratly, reivindicado de manera parcial por Malasia y Filipinas, mientras los litigios entre Pekín y Hanoi se prolongan en las islas Paracelso, de menor extensión.

El Tribunal internacional de La Haya determinó en julio de 2016 a favor de Filipinas que la reclamación histórica de China sobre las islas Spratly no tiene fundamento legal, luego de la denuncia interpuesta en 2013 por el gobierno del anterior presidente filipino, Benigno Aquino III, tras la ocupación china del arrecife Scarborough.

Un año después de la resolución, ningún país ha solicitado un proceso de mediación contra China ante la Corte Permanente de Arbitraje (CPA), cuya jurisdicción no es reconocida por Pekín, anulando el efecto de contagio previsto entonces por los analistas.

Las diferentes posturas acercaron posiciones durante la cumbre en una reunión bilateral entre China y la ASEAN para la firma de un código de conducta que regule la actividad en las aguas del mar de China Meridional, rechazado en marzo por Taiwán, excluido de las negociaciones bajo el principio ‘’una sola China’’, que legitima sólo a la parte continental.

Se busca así detener la ampliación artificial de las islas, como denuncian los países vecinos y EEUU que Pekín realiza dejando al descubierto superficies sumergidas bajo el mar con la construcción de arrecifes de coral, así como instalaciones aeroportuarias y militares.

En el plano económico, la salida de EEUU del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP), formalizada una vez investido Trump como presidente, que anunció durante la campaña electoral su negativa a continuar liderando un tratado alentado por Barack Obama para contener el poderío y la influencia del ‘’gigante asiático’’ en la zona, ha minimizado su potencial inicial: el 40 por ciento del PIB mundial y un total de 800 millones de personas.

Brunéi, Malasia, Singapur y Vietnam siguen comprometidos con el acuerdo, firmado en febrero de 2016 junto a Canadá, Japón, Australia, Nueva Zelanda, México, Chile y Perú. Lejos de perecer, Tokio capitanea la supervivencia del TPP con vistas a la cumbre que el Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC), donde los países firmantes participan, celebrará en noviembre en Vietnam.

Dos temas recurrentes, el conflicto de soberanía en las aguas colindantes y la alianza económica en una organización que engloba a 640 millones de personas y que, en el 50 aniversario de su fundación, en 1967, ha reaccionado unida ante la escalada de tensión en la península coreana.

En este sentido, la ASEAN, cercada por el armamento nuclear de China, India y Pakistán, no descarta la solución al conflicto que persigue Corea del Norte: una negociación bilateral con Washington, fuera de las conversaciones a seis bandas, que reconozca a Pyongyang como potencia nuclear, pese a la oposición que originaría de Corea del Sur, Japón y Rusia.

Sergio Perea Martínez

Sergio Perea Martínez

Estudiante de Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. pedro gallo dice:

    Concretísimos los datos y buena la visión del galimatías de intereses en la zona. Se agradece. Y habrá que seguir porque nada de el por allá tan olvidado nos afectará muy pronto mas de lo que pensamos. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si continuas navegando en esta web aceptas su uso. Más información

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si continuas navegando en esta web aceptas su uso.

Cerrar