¿Está creciendo la economía de Japón? Sí, pero…

Banco de Japón
Banco de Japón

Madrid. Algunos datos empiezan a manifestar que, efectivamente, la economía de Japón empieza a despegar. Así, el PIB encadena ya su tercer avance trimestral gracias a las exportaciones y alcanza el 2,2 por ciento a ritmo interanual, por encima de las previsiones,  lo que significa tres avances trimestrales consecutivos desde el año 2013.

De acuerdo con los datos oficiales del gobierno nipón, publicados esta semana, entre julio y septiembre, la economía de Japón creció un 0,5 por ciento respecto al trimestre precedente, que creció un 0,3 por ciento y, en términos interanuales, un 0,7 por ciento. Ahora bien, si observamos de cerca qué ha crecido y sus causas, las razones para el optimismo se tambalean, en opinión de fuentes gubernamentales.

En lo que se refiere al consumo de las familias, uno de los motores que tradicionalmente impulsan la economía japonesa -un 60 por ciento de ésta- el crecimiento ha sido un magro 0,1 por ciento, el mismo que en el trimestre anterior, debilidad que se ha debido a las desfavorables condiciones climatológicas, según explicó el ministro portavoz del Ejecutivo, Yoshihide Suga. Si a esto le añadimos que la inversión de las empresas se ha mantenido en 0 por ciento, cuando en el trimestre anterior ya había retrocedido una décima porcentual – -0,1 por ciento- observamos que la confianza empresarial no da señales de revitalizarse.

La actual coyuntura exterior marcada por la incertidumbre tras la victoria de Donald Trump en los comicios presidenciales de Estados Unidos, por otro lado, hace pensar que, en cierta medida, la evolución a corto plazo de la economía de Japón dependerá de los movimientos que la administración Trump haga en relación al TPP, el acuerdo transpacífico, cuya ratificación Japón ha confirmado, pero que parece condenado al fracaso por lo que Trump adelantó durante la campaña electoral.

Estados Unidos es el segundo socio comercial de Japón y tanto las relaciones mercantiles entre ambos como los tipos de cambio –que el yen se aprecie frente al dólar o no– dependerán del sesgo que tomen las políticas norteamericanas, si bien es cierto que, casi diez días después de la victoria de Trump, el yen ha experimentado una ligera depreciación, lo que, según Toru Suehiro, de Mizuho Securities, no tiene por qué significar una tendencia continuada en el tiempo, por lo que habrá que esperar aún para ver lo que va sucediendo, pero es un dato positivo.

En todo caso, en la última semana, en lo referido al índice Nikkei, se pueden observar movimientos esperanzadores, en la medida en que, desde la semana pasada, desde la victoria de Trump, se ha producido una subida del 2,97 por ciento, dentro de la tendencia de los últimos 30 días, en que ha experimentado una subida del 5,29 por ciento, pese a que el contexto anual se mantiene aún en negativo, -9,15 por ciento en lo que llevamos de año. Nada hay definitivo, pues, en lo que se refiere a la divisa japonesa: si el pasado martes subió el Nikkei -que anota las cotizaciones de 225 valores-  hasta los 17.862, actualmente ha cerrado con una pérdida de 2 puntos, hasta situarse en los 17.860. Y, aun así, está en la tendencia del rebote.

Sin embargo, volvemos al paradigma de la botella medio llena o medio vacía, ya que Marcel Thielant, de Capital Economics, considera la situación actual como una buena manera de aliviar las tensiones del Banco de Japón, al que le proporciona un respiro en su afán de estimular la economía, aunque no baja la guardia y sigue con su plan de compra de activos y mantiene los tipos de interés negativos y el control de los bonos a diez años con el objetivo de una tasa de inflación del 2%, pospuesta hasta 2019, según sus últimas previsiones. Pero hay otros factores que deben tenerse en cuenta a la hora de analizar el estancamiento -al menos, hasta el presente-  de la economía de Japón.

En primer lugar, si consideramos que no existe paro en Japón -el 3 por ciento de desempleo podemos considerarlo un porcentaje razonable en una economía de pleno empleo-, en 2015 la población activa se redujo en un millón de personas respecto de la de 2010 y, probablemente, en 2016 sucederá otro tanto, según datos de Japan Macro Advisors, aunque como rasgo positivo cabe decir que la ratio de vacantes por cada solicitud de empleo ha pasado de 0,9 a 1,4 en los últimos veinte años.

La razón principal de la caída de la población activa – entre los 15 y los 64 años de edad se halla en el envejecimiento de la población, que era del  60 por ciento hace cinco años y que en 2015 era del 70 por ciento, según datos del Banco de la Reserva Federal de Nueva York. Este envejecimiento de la población activa está produciendo, a su vez, otro efecto, el aumento de las tasas de empleo de la mujer y de trabajadores en la franja de edades entre los 55 y los 65 años, aunque la mayoría de ellos en empleos a tiempo parcial y temporal, lo que dificulta que haya mejores salarios, precios más altos y mayor productividad y, por otra parte nos permite observar que se ha producido un crecimiento importante de la renta per cápita o lo que es lo mismo, del nivel de vida de los ciudadanos, aunque la productividad sea muy baja.

Por otro lado, el sistema de pensiones japonés se está haciendo inviable al invertirse la pirámide de población y, simultáneamente, al reducirse el porcentaje de población activa. Las pensiones pesan cada vez más a aquéllos que están trabajando.  Y finalmente, la falta de reformas estructurales importantes y la falta de flexibilidad para dar paso a nuevas empresas y a trabajadores extranjeros, por las restrictivas leyes del mercado laboral, contribuyen a frenar el crecimiento económico.

En definitiva, la economía en Japón está creciendo, pero el gobierno de Shinzo Abe no puede permitirse la más mínima distracción para seguir aplicando su programa de estímulos, Abenomics, hasta alcanzar la meta del 2 por ciento de inflación pospuesta, como hemos dicho ya, hasta 2019. 

Juan de Castro Pita

Juan de Castro Pita

ex consultor de Naciones Unidas

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si continuas navegando en esta web aceptas su uso. Más información

Usamos cookies para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si continuas navegando en esta web aceptas su uso.

Cerrar